ALARMANTE: Aumentan los divorcios por la falta de fútbol Profesional.

Yo me equivoqué y pagué... pero la pelota no se mancha...

El receso en las competencias deportivas que llega a mitad de año, es un merecido descanso para aquellos tenaces deportistas que, domingo a domingo, se juegan la vida (y últimamente se la juegan literalmente) para entretener a grandes y a chicos.
Sin embargo, transcurrida la mitad de la pretemporada, lo juzgados de paz se ven sobrepasados por un verdadero aluvión de pedidos de divorcio. Los mismos se deben a que, por la falta del imprescindible deporte, los maridos se han visto obligados a hablar con sus mujeres con desagradables resultados.

El doctor Jorge Bucal Sin Globito señala que el diálogo termina matando a la pareja cuando no existe una contrapartida para el desahogo masculino, como lo es el fútbol.
He tenido consultas– prosigue el Doctor Sin Globito- de maridos desesperados porque al hablar con sus mujeres, se han dado cuenta de la verdadera dimensión de los gastos hogareños, del increíble mundo interior femenino y de la variedad de informaciones sobre la vecina de enfrente que su esposa maneja.
Hablar con la mujer propia, sin que sea para pedirle que haga de comer o que atienda la puerta, es abrir la caja de Pandora
-sostiene el prestigioso científico.

Algunos estudiosos consideran que la diferencia entre las maneras de ver la realidad entre el hombre y la mujer se deben a distintas funciones cerebrales.
El Fútbol serviría para adormecer los sentidos masculinos de manera tal de soportar el aluvión informativo que representa una charla con una mujer. En la antigüedad existían las justas, la cacería, o el suicidio para adormeces los varoniles cerebros.

Sin embargo no todos los estudiosos concluyen lo mismo. La doctora Elena Badfuck sostiene que el fútbol llena los deseos de tribalidad de los hombres, siendo de por sí una actividad primitiva.
Es claramente visible– observa la profesional- el retroceso involutivo que sufren los hombres cuando presencian un partido de fútbol real o en su versión de PlayStation. El ejemplo más claro es el lenguaje que pasa de ser coherente a un balbuceo inconexo que varía en el tono y la duración y que puede verse coronado con un aullido de gol o con una retahíla de insultos de la peor calaña. Las funciones motoras se ven alteradas también: mientras la pelota esté lejos del área los sujetos se encuentran en un estado relajado, pero a medida que el balón se acerca a la portería contraria comienza un movimiento nervioso, que empieza en las puntas de los pies, que va subiendo para culminar en un grito orgiástico o un abrazo mongoloide con los demás machos presentes.
Cualquiera de estas actitudes serían aún más marcadas en los espectadores de un partido en vivo.

El doctor Bucal Sin Globito considera sin embargo que la Doctora Badfuck necesita de una bragueta del tamaño de un boeing 707 –o en su defecto- de un buen coscacho pedagógico para que se le pase lo cocorita.

Roberto Lástima

La iniciativa “Divertirse sin alcohol” es repudiada por la Asociación Civil F.E.A.

Imposible  sin alcohol

FEA la Federación de Esperpentos Argentina, repudió en un comunicado dado a conocer esta tarde la iniciativa de alumnos y alumnas de las escuelas nacionales “Divertirse sin alcohol” por considerar que la propuesta discrimina a las mujeres feas, gorditas y sin onda en edad de merecer

Consultada por este pasquín la presidenta de la federación, la Licenciada Elba Gharto, ratificó la postura planteada por el comunicado y profundizó aún más las críticas al asegurar que sin el alcohol no hay posibilidades de que las gordas enganchemos algo.

Plantear hoy una escenario donde las chicas feas o rengas, levantemos al chongo de ocasión sin que este haya bebido en exceso, es desconocer la problemática de nuestro sector. Así– continuó la licenciada Gharto- las rubias tienen el poder absoluto en la pista de baile.

La Federación ha decidido lanzar una contracampaña bajo el lema “Quien nunca masticó un cascarudo que arroje la primera piedra” en la que busca contrarrestar el efecto de la iniciativa. La misma consistirá en el reparto de bebidas alcohólicas gratuitas en la entrada de los boliches, un folleto informativo (titulado: Fat chicks need love too (but they must pay)) y la proyección de la novela Ugly Betty o, cómo se la conoció en Latinoamérica, Betty la hedionda.

Además de FEA se ha sumado al reclamo el Episcopado Nacional que considera que la iniciativa lacera sus derechos ya que, según aseguró a este pasquín un alto directivo eclesial, sin el alcohol es imposible que las nenas feas le vean, siquiera una vez, la cara a Dios.

José Heriberto Felix Chilavert, amante de las gordas y las averiadas.

El profesor de música acusado de abuso se defiende: “Es cierto en el cartel decía clases de saxo, pero hubo un error de imprenta”

Jerónimo Manolete el profesor de música acusado de abuso realizó esta mañana una conferencia de prensa en la sala vip del cabaret Gato’s. Buscó de esta manera desmentir las acusaciones que realizaron ayer un grupo de madres del colegio Normal 1114.“El cartel decía profesor particular de saxo, pero en realidad debería haber dicho profesor particular de sexo. Todo se debió a un error de imprenta” aseguró el docente mientras se tomaba su fernet y ponía un billete de 10 pesos en la tanga de un travesti paraguayo.
“Sucedió que vinieron varias chicas del colegio a mi casa pensando que enseñaba saxofón, de hecho varias me preguntaron cuando me vieron en bata si no les iba a enseñar a soplar, se imaginarán mi tentación.” dijo  Jerónimo con un guiño.
Ante las preguntas de este cronista, lanzadas desde lo alto de un caño de baile exótico, el profesor negó la autoridad del abuso diciendo que “el que avisa no es traidor. Las nenas me pidieron que les enseñara a tocar y eso hice. Las hice sonar como un violín.”
Ante estas declaraciones y al grito de violín sos vos degenerado de mierda (sic) un grupo de padres, que había estado distraído siguiendo el bamboleo de unos glúteos, asaltó la grada donde esta el acusado y le propinaron sendos golpes de puño degenerando la conferencia de prensa en una batahola sin precedentes.
Afortunadamente la intervención del comisario Rodríguez y del Cabo Saldaña, que casualmente se encontraban en el citado local de masajes, evitó que se pasara a mayores.
Rodríguez protegió con su cuerpo al profesor y lo llevó a declarar al reservado dónde se encontraban el fiscal Ortudez y el excelentísimo Señor Juez Francachutti.

José Luis Heriberto Felix Chilavert.

Guía amena para evitar ceder el asiento en el colectivo

Desde hoy como parte de la tarea comunitaria que nos obliga a hacer la jueza, P.Z.I. publicará una guía de conducta en el transporte público de pasajeros.

Esperamos de esta manera agradar a nuestros lectores y, sobre todo, a su excelencia la Doctora Cubillos, que nos impuso tan noble tarea.

Me bajo en la parada chofer

“El viajar es un placer que nos suele suceder” reza la ópera móvil de Giuseppe Baldonne “La vita sei una tómbola”. Sin embargo muchas veces nos encontramos con situaciones que nos llenan de ira.
Cuando uno posee ese efímero bien que son los asientos de un colectivo, esta en todo su derecho de retenerlo frente a viento y marea sin sentirse como una porquería por hacerlo. Existen individuas que intentan por medio del mecanismo de la culpa, hacernos donar nuestro lugar para que sea ocupado por estos verdaderos engendros culturales.
Existen 3 tipos principales que pasamos a describir:

Las viejas: señoras mayores, abandonadas por sus hijos o nietos, que NO DEBERÍAN INTENTAR EL VIAJE EN COLECTIVO, pero que lo siguen realizando. Son los tipos sociales más comunes y, lamentablemente, los más peligrosos. Desde el primer paso dentro de la unidad intentan dar lástima. Simulan rengueras, viejas lesiones de batallas olvidadas, tosen, hablan con vos quebrada y, en sus casos más extremos, dicen frases cómo “No existen más caballeros en el mundo” Deberíamos recordarles a estas señoras que caballeros existen, lo que no hay son asientos libres en el colectivo.

Las que suben con nenes: egoístas al extremo. Pretenden que todo el mundo pague por su decisión de ser madres. Si el nene es revoltoso y no puede viajar parado es porque no se lo ha educado lo suficiente, los viajantes no tienen la culpa de ello. Sería mejor que compraran un auto o pagaran un transporte escolar.

Las que suben con paquetes: igual que el tipo anterior, estas individuas demuestran un grado supremo de egoísmo. Acomodan paquete tras paquete bajo su brazo. Bolsas y bolsas de supermercado, trapos, bolsos, buzos, telas, telares, inodoros, tableros de dibujo técnico, etc. Demoran a todos los pasajeros porque tardan en subir la inmensa cantidad de bártulos que poseen y encima pretenden tener un asiento a su disposición. Generan la pregunta colectiva: “Si puede comprar tantas cosas, ¿por qué no paga un taxi?”

Las técnicas

Ante el ataque de uno de estos monstruos sociales, existen métodos que pueden facilitarnos el viaje. Los enumeraremos con su grado de dificultad y con una breve descripción.
Supongamos que usted tiene en su poder un asiento y sube una señora mayor, cargada de bolsos, de la mano de un niño de 4 años, presumiblemente su nieto. El niño es inquieto, ya ha incendiado el sobretodo del hombre que esta en la puerta, y se acerca hacia usted esquivando a los pasajeros del micro repleto. Sus opciones son:

El dormilón
Dificultad: 8

Instrucciones: simulando un repentino ataque de sueño (siempre evitando hacer contacto visual con la vetusta alimaña) bostece reiteradamente. Incline lentamente su cabeza hacia el vidrio más cercano (o en su defecto hacia el hombro del vecino de asiento) en un ángulo de 45º, mientras cierra los ojos con dulzura. Cuando su cuello y su hombro formen un ángulo mayor a los 45º, recupere rápidamente la vertical mientras abre los ojos y parpadea como una liebre frente a los faros de un camión.
Reitere el movimiento las veces que sean necesarias.
Es importante señalar que se debe evitar apoyar la cabeza en una ventana a riesgo de sufrir la lesión conocida como “traqueteo de micro” o “cabecita loca”. Se trata de un hematoma localizado en la zona que se apoya en la ventanilla. Puedo originar cáncer testicular y migraña.

Pros: Ideal para viajes largos. Especialmente si en el asiento de al lado viaja una mujer hermosa o un galán juvenil.
Contras: puede resultar sospechoso el venir durmiendo durante todo el viaje y despertarse justo en la parada que corresponde.

El lector
Dificultad 9

Instrucciones: Técnica que consiste en llevar un libro en el bolso, sacarlo, ponerse a leer y simular un particular interés en él. De esta manera se evita cualquier contacto con el exterior. Para reforzar la sensación de concentración el viajante puede simultáneamente lanzar alguna expresión de asombro, puede reír o llorar…

Pros: uno queda como un duque al tener un libro en la mano y no la revista playboy
Contras: Facilidad de pasar como un tonto al lanzar una carcajada mientras se lee el Ulises.

El interesado
Dificultad 6

Instrucciones: De las más comunes en nuestro andar diario. Consiste mirar fijamente por la ventanilla hacia fuera sin importar lo qué pase dentro del colectivo. De esta manera se desarma a los posibles rivales al evitar el contacto con la realidad del ómnibus. Recordamos que debe mantenerse la mirada fija en el exterior sin importar el grado de belleza (lo que los anglosajones llaman “hotness”) de las personas que suban. Una mirada al centro es una oportunidad para que se pierda el lugar en el colectivo.

Pros: fácil de realizar. No requiere equipamiento especial
Contras: debe ser un asiento con acceso a la ventana. Se pierde la oportunidad de mirarles las cachas a las niñas que suban al colectivo.

Los habladores
Dificultad: 8 para el del lado del pasillo. 4 para ventanilla.

Instrucciones: Técnica en pareja que consiste en observar cara a cara al compañero mientras se conversa de cualquier tema. El tono de voz debe ser elevado para que todos se den cuenta de lo importante de la conversación. Deberán elegirse, preferentemente, motivos relacionados con: traiciones, política, religión, zoofilia, derivaciones doctrinales del uso de la máquina de escribir en las secretarías del vaticano, entre otros. El objetivo es crear una charla interesante que desvié a los potenciales usurpadores de la búsqueda de nuestro asiento. De esta manera con una sola maniobra se salvan 2 lugares.

Pros: ideal para someter ideas revolucionarias al juicio del público
Contras: se puede dar el caso de que personas ajenas se sumen a la charla. Los opinadotes cansan rápidamente: es preferible ceder el asiento.

El próximo número:

Ubicación estratégica en el colectivo: “El sentarse al fondo genera la posibilidad de que otro le de el asiento a la vieja que sube”

Roberto Lástima